P A M I J U La fuga disociativa (psicógena). La fuga disociativa se caracteriza por un estrechamiento de la conciencia, errando lejos del entorno habitual, con amnesia posterior para lo ocurrido. La persona parece tener un buen contacto con el ambiente, puede darse pérdida de identidad o asunción de otra identidad falsa. La duración del episodio es variable, desde pocas horas hasta varias semanas y el sujeto puede viajar distancias considerables. Los estados de fuga suelen estar relacionados con estresores importantes, como en los trastornos por estrés traumático. Los criterios establecidos por el DSM-IV-TR son: 1. La alteración predominante es la existencia de un viaje repentino e inesperado lejos del hogar o del lugar habitual de trabajo, con incapacidad para recordar el propio pasado. 2. Confusión sobre la identidad personal o asunción de una nueva identidad (parcial o completa). 3. La alteración no ocurre exclusivamente durante el curso de un trastorno disociativo de identidad y no es debida a los efectos directos de una sustancia (por ejemplo, abuso de drogas, medicación) o una condición médica general (por ejemplo, epilepsia del lóbulo temporal). 4. Los síntomas producen malestar clínico significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo. Clasificaciones de los trastornos disociativos